Poema 33. Avalancha (1985)

Poema Del palacio que sigue ardiendo 1985
Video. POEMA 32. Del palacio que sigue ardiendo (1985)
noviembre 7, 2020
Hernán Urbina Joiro Poema Avalancha 1985 Fragmento
Video. POEMA 33. Avalancha (1985)
noviembre 14, 2020
Mostrar todos

Poema 33. Avalancha (1985)

Hernán Urbina Joiro Poema 33 Avalancha 1985

Foto de Frank Fournie en el diario La Nación de Argentina. Últimos días de Omayra Sánchez en Armero.

Hernán Urbina Joiro Poema 33 Avalancha 1985

13 de noviembre,
Omaira Sánchez,
de apenas edad 13.

Hasta su muerte, de pie.
Atrapada por tres días.
Rescatarla no podrían.
Murió el día 16.

Simbolizó la inocencia, la imprevisión, la pobreza
de aquel valle de tristeza convertido en camposanto.
Imposible recobrarlos, por millares enterrados
bajo el fango y la pavesa.

Al mediodía del 13 de noviembre el cielo bogotano se tornó rojizo. Lo veíamos desde el Hospital de San José.

—Eso no es bueno —dijo uno de los estudiantes del sexto semestre de medicina.

Hoy asocio ese recuerdo con un relato que me hizo el escritor nicaragüense Sergio Ramírez en Cartagena. Sergio dijo que el cielo de Managua se tornó rojo la misma noche del terremoto en 1972.

En ambas situaciones no puedo dejar de pensar en una inmensa mirada, allá arriba, muy roja de tanto contener el llorar por la tristeza inmensa que en breve se habría de desatar sobre el mundo.

En la mañana del 14 de noviembre nos despertamos con la tragedia de Armero, con más de 20. 000 muertos tras la avalancha por la erupción del Volcán del Ruiz.

Hernán Urbina Joiro Poema 33 Avalancha 1985

I

¿Quedó lágrima
para llorar tras el torrente inmenso?
La torva de nieve y lluvia inundó aguas sobre aguas
y el nevado bramante sentenció a lo triste a todos los pueblos.

Las corrientes
arrasaron el asombro, nada dejaron
ellas y la muerte
que todo lo vencieron. Lo habíamos olvidado.
Qué forma de recordarlo.
Las lágrimas, amigo mío,
son parte del río.
Noche debía ser el estrago.
No era de ser soportado
a plena luz tanto sufrir, tanto.
¿Lo recuerdas todo, amigo mío?
Cuando corrió el ayer resbaladizo
en riada de lodo
y dejó miles de muertos, a miles sin cobijo?
¿Lo retienes todo?

II

El volcán congelado
amparaba con silencio anciano desde lejos
a Guayabal y Armero
a su pie refrescados.
Viejo de blancas cornisas,
con su tos casual por ratos
de ceniza,
en cortas risas,
como tosen los longevos venerados.
Tenía tos ese año, pero en octubre calmó.
En todo caso, ordenó el gobierno repartir
sismógrafos que allí
nadie supo maniobrar,
al final,
¿para qué molestar?
Armero está
a 48 kilómetros
donde ni los termómetros
en boca de un infantil
daban para inquietar,
igual,
está lejos Guayabal.
Tranquilidad.

III

La tarde del 13 el cielo tornó a rojo amarillo.
En Bogotá lo vimos.
Hospital de San José.
«Eso no es bueno», se dijo.
«Son cenizas», repuso un conocido,
«El Ruiz hasta aquí las puede traer».

Nochecita.
El volcán dio a reposar,
dejó de soltar cenizas.
«Vuelvan a sus casitas»,
dijeron. Después la tempestad
cortó la electricidad
en la región.
La lluvia en trueno ocultó
el rugido del Arenas.
Nueve y cuarenta y cinco,
la hora del estallido.
Pocos podían avisar.
El Alcalde alcanzó a hablar
a todos en un suspiro,
«El agua se nos vino»,
para nunca decir más.
La corriente desbocada
arrasaría primero
a todo un gran pueblo entero,
Armero,
autos, personas, por millares navegaban.
Otro estruendo se escuchó,
la gente lo atribuyó
a las aguas ya avistadas,
pero otro torrente andaba
tras una nueva erupción.
Nieves perpetuas dormidas
en voraz arremetida
sepultaron a esas horas
31.000 personas
a barro, piedra y cenizas.

IV

13 de noviembre,
Omaira Sánchez,
de apenas edad 13.

Hasta su muerte, de pie.
Atrapada por tres días.
Rescatarla no podrían.
Murió el día 16.

Simbolizó la inocencia, la imprevisión, la pobreza
de aquel valle de tristeza convertido en camposanto.
Imposible recobrarlos, por millares enterrados
bajo el fango y la pavesa.

Fue a una semana del holocausto,
de lo ocurrido en palacio,
que en las conciencias sigue encendido.
No vi, ni será visto
otro noviembre nefasto
como en este 85.

Hernán Urbina Joiro Poema 33 Avalancha 1985

LEA ADEMÁS:    Jueves de TBT | Hernán Urbina Joiro poeta desde niño
TAMBIÉN LEA:   Escogiendo poemas crecidos entre 1974 y 2019

Hernán Urbina Joiro Poema 33 Avalancha 1985

 

Las mejores librerías en Colombia llevan a casa “Canciones para el camino”. Poesía escogida 1974-2019.
Hernán Urbina Joiro (Caligrama Random, 2020). Prólogo de William Ospina.

LIBRERÍA NACIONAL: https://bit.ly/324z73Z

LIBRERÍA PANAMERICANA: https://bit.ly/2EyT3E6

LIBRERÍA LERNER: https://bit.ly/2YE52rc

También puede descargar la versión electrónica en Google Play: https://bit.ly/2Pn5uVA

 

Hernán Urbina Joiro Poema 33 Avalancha 1985
 Hernán Urbina Joiro poeta de Canciones para el camino 2020

Canciones para el camino
Hernán Urbina Joiro
(Caligrama, 2020)

¡YA DISPONIBLE !

45 años de historia, amores, censuras, perplejidades de Colombia y el mundo en versos memorables.
Prólogo del poeta y escritor colombiano William Ospina.


Hernán Urbina Joiro Poema 33 Avalancha 1985

 

OTROS PUNTOS DE VENTA DESDE ESPAÑA Y ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

Amazon:  https://amzn.to/2Zi2Zdr  

Casa del Libro: https://bit.ly/3g3SrVd     

El Corte Inglés: https://bit.ly/3fZZOwW

Apple Books https://apple.co/2Tibh0Y

Caligrama Random:  https://bit.ly/2Zj0ZS4

 

Hernán Urbina Joiro Poema 33 Avalancha 1985

 

Hernán Urbina Joiro poeta de Canciones para el camino 2020

¡Pronto!
Recital virtual de Hernán Urbina Joiro:
“La música de mis palabras”

Compartir contenido
Hérnan Urbina Joiro
Hérnan Urbina Joiro
Escritor y humanista colombiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this