Escritor y poeta colombiano. Sitio oficial.

Contra la desertificación y la sequía

17 de junio, día mundial contra la desertificación y la sequía, buen momento para pensar en qué hemos incidido en el avance de dos grandes males que generan otro: la migración forzada de poblaciones.

Las causas más importantes del aumento de los desiertos y la sequía siguen siendo modificables por el hombre: El exceso de cultivos, el sobrepastoreo, la deforestación  y los malos sistemas de irrigación aumentan la salinidad de las tierras.  

Se prevé que en 2025 unos 1800 millones de personas vivirán en escasez absoluta de agua y 2/3 de la población mundial no tendrá suficientes recursos hídricos. Igual se proyecta que en 2045 cerca de 135 millones de personas serán desplazadas por la desertificación y la sequía.

Contra la desertificación y la sequía

17 de junio, día mundial contra la desertificación y la sequía, buen momento para reparar que toda amenaza contra el planeta es amenaza contra el hombre, además el único que puede encontrar cuestiones oportunas para garantizar que los seres humanos que han de relevarnos también puedan decir con Pessoa:

En la infancia de toda la gente hubo un jardín[1].

Nuestra garantía de vivir —y que vivan las generaciones siguientes— sobre este humus es cuestión de dignidad porque soy digno de este planeta, porque me lo merezco, porque me incumbe todo lo que se haga contra él, porque es enteramente mi polis[2].

Desde este punto de vista, sí hay que ser un político, como Al Gore, para difundir que la tierra puede morirse pronto, pero con el ánimo de despertar auténtica concienciación que arroje resultados concretos y no sólo para ir a recoger en breve un premio en Oslo[3].

No hay que omitir que esta concienciación necesaria es además factible por la inmediatez de la vida actual. Con toda justificación, hoy un ataque terrorista a un edificio genera una auténtica movilización de la sociedad.

De modo que un ataque letal, nada menos que al planeta, debería llevar a canalizar los mejores esfuerzos contra un peligro tan compartido entre todos, como también lo es el terrorismo, palabra que, dicho sea de paso, está emparentada inquietantemente con la palabra tierra[4]. En verdad: ¿Qué más podría aterrarnos que un panorama terroso en donde poco antes hubo una campiña?

17 de junio, día mundial contra la desertificación y la sequía

[1] Ibid. 

[2] Engtson, Hermann. Historia de Grecia, op. cit.

[3]  El Nobel. Historia, análisis, galardonados. Prólogo de Oscar Arias. Editorial Voluntad S.A. 1992. Bogotá.

[4] Corominas J., Pascual .J.A., op. cit.

LEA ADEMÁS: Educar para seguir interpretando
TAMBIÉN LEA: Humano, deudor del humus

 

Hernán Urbina Joiro escritor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Picture of Hérnan Urbina Joiro

Hérnan Urbina Joiro

Escritor y humanista colombiano.