Poema 32. Del palacio que sigue ardiendo (1985)

Hernán Urbina Joiro Poema 103 Álvaro Gómez Hurtado 1995
Poema 103 | Álvaro Gómez Hurtado (1995)
octubre 31, 2020
Poema Del palacio que sigue ardiendo 1985
Video. POEMA 32. Del palacio que sigue ardiendo (1985)
noviembre 7, 2020
Mostrar todos

Poema 32. Del palacio que sigue ardiendo (1985)

Urbina Joiro Poema 32 Del palacio que sigue ardiendo

Palacio de Justicia en llamas en 1985 (Foto de revista Semana)

Urbina Joiro Poema 32 Del palacio que sigue ardiendo

Cursaba quinto semestre de medicina en la Universidad del Rosario, cuya facultad estaba en el Hospital de San José, a unos 2.500 metros al sur del Palacio de Justicia.

Cuando nos aconsejaron irnos a casa porque el M-19 se había tomado el Palacio, tomé un taxi que hizo una larga vuelta de desvío por la carrera 30 para llevarme a mi apartamento, justo detrás de la Universidad Javeriana.

Allí mastiqué la incertidumbre y el miedo del miércoles al domingo. Todavía recito en voz alta este poema por buscar algo de la confianza exterminada entre aquel 6 y 7 de noviembre de 1985.


Urbina Joiro Poema 32 Del palacio que sigue ardiendo

I

Aún es primavera en mi voz
y quisiera en lo alto cantar.
El 6 de noviembre mi rama quebró.
Cantaré en un alero de La Catedral
donde llegó el requemar
de dos noches.

Lleven esta voz, muchachos, donde
vayan como un cirio de este templo presencial,
caigan estos versos
como gotas de vela que quema al llorar.
Oye muchacho, oye muchacha, deben escuchar
los fastos del 5 y el 6 de noviembre
antes que fantasmas que solo mienten
los hagan mentir.

Sepan de gritos que allí,
al frente, morían y revivían entre llamas,
gritos apagados que han de resurgir
en otros gritos, en ustedes, en mí,
hasta que todos digan en la plaza:
«Lo del 5 y el 6 no repetirá».
«Lo del 5 y el 6 aclaró como el agua».
«Lo del 5 y el 6 no repetirá».

¿Qué otra cosa cantar?
El ave es del color de su canto.
Cantaré sin miedo, al fin y al cabo,
—¿no creen? —
tras los estruendos del 5 y el 6
una voz como la mía a nadie debe asustar.

II

Las voces se fueron quemando desde las doce del día.
Dos vigilantes, el administrador, fueron acallados
a fuego cerrado. En media hora el palacio caería.
De espanto callaron el Presidente, Ministros,
delegados.
Un juicio convocó el M-19 ese día
malhadado, con el Congreso al frente,
a doscientos metros al tiente, y en doscientos metros
más tenían
La Casa donde sabía el Presidente impotente
del palacio que ardería.

En los pisos del palacio
cada voz
se iba quemando.

En la plaza asegurada con fuego atronador
un tanque derribó la principal de las puertas
del palacio después de las dos. Un incendio brotó
desde la parte trasera, antes que se oyera
en Colombia la voz del doctor Echandía:
«Qué cese el fuego», pedía, mas también se
quemaría
su voz entrecortada.
El piso cuarto en que estaba se incendió a las cinco y  media,
los bajaron al tercero, baños, escalón, ¡un agujero!,
cualquier escudero buscaban en la tragedia.

En los baños y escalones
se iban quemando
las voces.

Día seis, anochecida. Un cañonazo rompió
la fachada y su fuego se adentró al palacio en
ardentía.
Los noticieros querían decirnos qué pasó,
pero pasaron futból, radio, televisión en cadena,
Millonarios y Unión Magdalena, cuando en palacio
el horror
gritaba su propia historia que repicaría en la memori
hasta hoy,
pavor,
pavor,
pavor.

Gritos abrasados
en humo oscuro
escaparon,
otros impresos quedaron
en terco negro borrón,
en ruinas chamuscadas.
—28 horas— 100 almas quemadas
gimieron a un mismo clamor.

En las conciencias de entonces
se fueron quemando
todas aquellas voces.

III

Ahí están, muchachos, los escombros vacíos,
piedra sobre piedra el palacio removido.
¿Encontrarían lo perdido?
¡Cuánto se perdió en el calcinar!
Por las escaleras
yermas
dicen que hay voces que aún arden,
pero no es descifrable
lo que dicen.

Todos se han ido, pero aún no es tarde,
algún día se sabrá lo que piden
en el palacio, frente al templo, bajo el mustio cielo
donde por un tiempo no verán luceros
palpitar.

¡Muchachos, salgan de esta plaza ya!
Por el este.
Busquen el amanecer, tal vez les cuente
del día en que todos pronunciarán:
«Lo del 5 y el 6 no repetirá».

 

Urbina Joiro Poema 32 Del palacio que sigue ardiendo

 

LEA ADEMÁS:    Poema Venganza (1974) | Hernán Urbina Joiro

TAMBIÉN LEA:   Poema 6 | Cinco ataúdes andan por el pueblo

 

Urbina Joiro Poema 32 Del palacio que sigue ardiendo

 

Las mejores librerías en Colombia llevan a casa “Canciones para el camino”. Poesía escogida 1974-2019.
Hernán Urbina Joiro (Caligrama Random, 2020). Prólogo de William Ospina.

LIBRERÍA NACIONAL: https://bit.ly/324z73Z

LIBRERÍA PANAMERICANA: https://bit.ly/2EyT3E6

LIBRERÍA LERNER: https://bit.ly/2YE52rc

También puede descargar la versión electrónica en Google Play: https://bit.ly/2Pn5uVA

 

Urbina Joiro Poema 32 Del palacio que sigue ardiendo

 

 Hernán Urbina Joiro poeta de Canciones para el camino 2020

Canciones para el camino
Hernán Urbina Joiro
(Caligrama, 2020)

¡YA DISPONIBLE !

45 años de historia, amores, censuras, perplejidades de Colombia y el mundo en versos memorables.
Prólogo del poeta y escritor colombiano William Ospina.

Urbina Joiro Poema 32 Del palacio que sigue ardiendo

 

OTROS PUNTOS DE VENTA DESDE ESPAÑA Y ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA

Amazon:  https://amzn.to/2Zi2Zdr  

Casa del Libro: https://bit.ly/3g3SrVd     

El Corte Inglés: https://bit.ly/3fZZOwW

Apple Books https://apple.co/2Tibh0Y

Caligrama Random:  https://bit.ly/2Zj0ZS4

 

Urbina Joiro Poema 32 Del palacio que sigue ardiendo

 

Hernán Urbina Joiro poeta de Canciones para el camino 2020

¡Pronto!
Recital virtual de Hernán Urbina Joiro:
“La música de mis palabras”

Compartir contenido
Hérnan Urbina Joiro
Hérnan Urbina Joiro
Escritor y humanista colombiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this