7 poemarios. IV. Proa a mi neblina | Hernán Urbina Joiro

Hernán Urbina Joiro Jueves TBT | Poema ENVIDIA | Acto IV 
Hernán Urbina Joiro Jueves TBT | Poema ENVIDIA | Acto IV
febrero 19, 2020
Hernán Urbina Joiro Poema ENVIDIA | Acto IV
Jueves TBT | Poema ENVIDIA | Acto IV final | Hernán Urbina Joiro
febrero 26, 2020
Mostrar todos

7 poemarios. IV. Proa a mi neblina | Hernán Urbina Joiro

Hernán Urbina Joiro 7 poemarios. IV. Proa a mi neblina

Hernán Urbina Joiro con el poeta vallenato Tobías Enrique Pumarejo

Hernán Urbina Joiro 7 poemarios. IV. Proa a mi neblina 
Avances de “Canciones para el camino. Poesía escogida 1974 – 2019”.

El miedo parece ser pérdida y aunque salga a cazar en el presente su vivienda se avista en el pasado. La alegría habita el presente y sale a entusiasmar también al futuro.

Con ese pálpito finalmente puse proa a mi neblina,  de mi infancia y mi adolescencia, en enero de 1991, donde viví este poemario IV que aquí les regalo.

Me fui a Bogotá, donde aprendí a navegar siendo muchacho, donde entendí cómo mirar entre la niebla que esconde la roca, donde abracé para siempre la certeza de que siendo calor el corazón, la helada Bogotá siempre me reanimaría.

Hernán Urbina Joiro 7 poemarios. IV. Proa a mi neblina

Admiro el verso que habla como un hombre o una mujer mayor, que logra hacerse entender en el instante, como conversa la sonrisa o el apretón de manos.

Tal vez, en ello consista mi fascinación por las palabras y los cantos de Rafael Escalona, mi mejor amigo en toda la vida, desde el primer momento en que lo abracé en los andurriales de mi adolescencia hasta el último abrazo en Bogotá en marzo de 2009.

De él sigo intentando imitar su precisión, esa que no restaba sensaciones, cognición, ni expresividad. Igual como él busco ocuparme por sembrar lo mejor que se pueda y después del tiempo ver qué ha sido de la cosecha. El reencuentro en 1991 ahondó nuestro cariño.

Hernán Urbina Joiro 7 poemarios. IV. Proa a mi neblina

Al pisar el Hospital Militar Central de Bogotá como residente de Medicina Interna me sentí más avisado de la guerra que vivía Colombia en tantos lugares de su suelo y también de los conflictos en otras regiones del mundo.

Conversando con algunos soldados enfermos tuve la sensación de que en algunos de ellos los combates seguían por dentro como una oscuridad que resonaba en un espacio inmenso y perdido.

Todo esto humedece mi pensar, pero no apaga mi admiración, ni la calidez de las palabras de quienes sufrieron tan de cerca el batallar en Colombia.

Hernán Urbina Joiro 7 poemarios. IV. Proa a mi neblina

Una mañana de ese año de 1991 me presentaron a un paciente en la Unidad Renal del Hospital Militar. Su escepticismo y descarnada melancolía daba la sensación de estar al frente del último Rimbaud.

Me recitó varios de sus poemas mientras lo dializaban. Acabada su sesión nos despedimos y al salir del hospital se lanzó a las llantas de un autobús. Hasta hoy guardo la tristeza de su tono, el compás de sus versos.

Por experiencias como esas, en el Hospital Militar muchas veces me sentí como un enfermo vestido de médico, intentando curarme de todas esas agitaciones escribiéndolas, estremecimientos a los que se agregaban otros cada día:

La muerte de mi amigo Rafael Orozco o el apagón eléctrico que cubrió de tantas sombras y humaredas a Colombia por cerca de un año, las bombas de Pablo Escobar y su estela de muerte en Bogotá…

Todo eso impregnó mis versos que se defendían aromatizando a la esperanza con mejores palabras, como aquellas con que se acarició otra vez la serenidad del mundo tras el acuerdo entre Arafat y Rabín, palabras entonces augures de una paz posible para Colombia.

Hernán Urbina Joiro 7 poemarios. IV. Proa a mi neblina

Por esa época compartí en Bogotá con el primer gran romántico de los vallenatos, Tobías Enrique Pumarejo. El tono preciso para escribir mi poema Más romántico que nunca se lo debo a él, a la persona que escribió en el año de 1924:


Siento
a través de tu ventana
que la voz del sentimiento
se ha filtrado hasta tu casa.

 

Esa tarde quería que me aconsejara, que me diera pistas por dónde seguir caminando después de saber que debía viajar en solitario a Ciudad de México, sin la persona que me acompañó en esos tres años en la neblina bogotana. Entonces empezó a recitar:


La Luna con su mirar
muy sonriente me decía:
No llores, ponte a cantar
que el cielo es tuyo, Tobías.

 

Al llegar en la noche a mi apartamento empecé a dejar por escrito lo que no había podido rimar semanas antes:

Quiero Luna buena
esta noche entera
decirlo en mis adentros,
que ni el mismo viento
pueda darse cuenta
que yo la estoy queriendo.

 

Hernán Urbina Joiro 7 poemarios. IV. Proa a mi neblina

VEA ADEMÁS: Jueves #TBT | Parte II | POEMA 128 | Cartagena en mí | Hernán Urbina Joiro
TAMBIÉN VEA:  Envidia (poema 154) Acto IV. Gabo y la triste deidad

 

MÁS SOBRE EL LIBRO “CANCIONES PARA EL CAMINO. Poesía escogida 1974 – 2019”. (Caligrama Random, 2020)

Ciento ochenta y dos poemas agrupados en siete libros componen la Poesía escogida de Hernán Urbina Joiro.

Desde los 9 años Urbina Joiro empezó a registrar en versos las masacres entre familias de su pueblo, San Juan del Cesar, las conmociones trágicas o alegres de Colombia y el mundo en voces, metros e imágenes diversas.

Al tiempo que sembraba en las calles de Colombia varias de las canciones más queridas que allí se cantan desde los años ochenta.

En estrofas intensas, mordaces, de sonora musicalidad, el autor colombiano recita la poesía social, la lírica amorosa, los lugares entrañables, el afecto fraterno, la metapoesía, la historia de Colombia y el mundo. (Caligrama Random. Sevilla,  2020).

Prólogo del poeta y escritor colombiano William Ospina.

Hernán Urbina Joiro 7 poemarios. IV. Proa a mi neblina

MÁS SOBRE EL AUTOR:

Valledupar, Colombia. 16 de junio de 1965. Humanista colombiano. Desde su infancia en San Juan del Cesar se proyectó como poeta y músico.

En simultánea con sus estudios médicos también se formó como periodista, ensayista y académico. Ha colaborado con los periódicos colombianos El Tiempo, El Heraldo, El Universal, entre otros.

Por su obra poética y sus ensayos ha recibido varias de las más altas condecoraciones de su país como la Orden Puerta de Oro de Colombia, la Orden Pedro Romero de Cartagena de Indias y la Orden del Congreso de Colombia Grado Caballero.

Vive en Cartagena de Indias. Sus más recientes libros son “Entre las huellas de la India Catalina” (2017) y “Humanidad Ahora: diez ensayos para un nuevo partidario de lo humano” (2018).

Actualmente prepara su primera novela “El Almirante del desierto”.

*Otros libros recientes de Hernán Urbina Joiro con Entre las  huellas de la India CatalinaHumanidad Ahora: diez ensayos para un nuevo partidario de lo humano

Compartir contenido
Hérnan Urbina Joiro
Hérnan Urbina Joiro
Escritor y humanista colombiano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Next
Close
Test Caption
Test Description goes like this